Your probiotic may be lying to you

Written by and verified by the comprar-ed.eu Research Team. Last updated on Jan 16, 2018.

Validating bifidobacterial species and subspecies identity in commercial probiotic products.

Necrotizing enterocolitis (NEC) is a life-threatening condition that disproportionately affects infants born prematurely. The use of probiotics containing Bifidobacterium may be useful in the treatment of NEC. However, these probiotics must be tested to ensure the contents claimed on the label match the product. This study tested 17 commercially available probiotic products.

Who and what was studied?

The researchers collected 17 probiotic products that listed Bifidobacterium as an ingredient. Two bottles of each product were purchased, with each coming from different product lots, or batches.

Two samples were assessed from each bottle, for a total of four samples tested per product. This was done so that variations within the same product could be measured. DNA analyses were performed on each sample to assess the strains of bacteria present in each product. Results were then compared to the label to see if the type of subspecies identified in the tests was the same as those listed on the product. In order to accurately test these samples, the researchers needed to differentiate between the DNA of various Bifidobacterium strains. To accomplish this, they used a testing method based on Polymerase Chain Reaction (PCR).

It should be noted that while this study was funded by public grants, two of the authors, David A. Mills and Steve A. Frese, work at Evolve Biosystems, a company that is developing “proprietary and effective probiotic bacteria… to maintain a healthy microbiome in all infants during the first six months of life.”

Researchers examined two samples from different batches of the 17 probiotic products. DNA samples of various Bifidobacterium strains were extracted from the probiotics and the results were compared against each product's label.

What is PCR?

PCR is used to increase, or amplify, segments of DNA. It is difficult to run genetic analyses on small quantities of DNA. PCR allows significant amounts of DNA to be copied so that proper tests can be conducted, in this case making DNA copies of Bifidobacterium subspecies.

The process, depicted in Figure 2, works by first separating the two strands of DNA that form the double helix. From there, an enzyme called Taq polymerase builds two new strands of DNA identical to the original. These new exact copies can then be used to make additional copies, and so on, until enough duplicates have accumulated for testing.

The testing that complemented the PCR technique in this study allowed the identification of Bifidobacterium subspecies and their ratio by conducting multiple reactions which selectively amplified only the DNA of one over the other. PCR actually revolutionized the field of molecular biology and led to the mapping of the entire human genome. Its creator, Dr. Kary B. Mullis, won the Nobel Prize for Chemistry in 1993.

What were the findings?

The contents of the probiotics were generally consistent from sample to sample and between different lots of the same product. One product had considerable variation between samples and three showed significant differences between different lots.

Across all tested samples for each product, nine probiotics tested positive for strains of Bifidobacterium not listed on the label, 12 were missing strains listed on the label, and four contained non-Bifidobacterium species that were not on the label. There was only one product that perfectly matched its label claims on all tests. After testing certain pills, PCR was unable to amplify the DNA of the Bifidobacteria. Lack of amplification could mean that there were no strains or species of Bifidobacteria present or that inhibitors from the DNA isolation process affected the PCR. When testing for multiple strains of bacteria, those that are present at levels under 5% of the total DNA content may not be picked up in the final data output. This is a limitación conocida del método de prueba empleados en este estudio.

Un hallazgo intrigante del estudio fue que ciertas subespecies de Bifidobacterium suelen estar mal etiquetadas en los probióticos comerciales. Un producto popular que previamente había enumerado dos subespecies separadas, B. longum subsp. longum y B. longum subsp. infantis, desde entonces los ha reclasificado como B. animalis subsp. lactis en su etiquetado. Esto puede causar confusión entre los profesionales que pueden estar buscando una subespecie específica. De hecho, hay evidencia de que el uso de B. longum subsp. infantis puede ser favorable para bebés. Para ayudar a aliviar este problema, los investigadores desarrollaron y validaron un nuevo método de prueba para ayudar a distinguir entre las subespecies longum e infantis, una diferenciación que antes no era posible con las pruebas tradicionales solamente.

Solo uno de los 17 productos probióticos fue una combinación perfecta para etiquetar los reclamos. Nueve muestras contenían Bifidobacterium no enumeradas en la etiqueta, 12 cepas faltaban en la etiqueta y cuatro tenían especies no Bifidobacterium no identificadas. Nuevos métodos de prueba válidos para diferenciar las subespecies de Bifidobacterium desarrolladas por los autores pueden usarse en futuros estudios para verificar la composición probiótica.

¿Qué nos dice realmente el estudio?

& ldquo; Estos resultados sugieren que falta control de calidad de los probióticos. Para que los ensayos clínicos proporcionen datos significativos sobre los beneficios de las cepas probióticas específicas y permitan a los médicos tomar decisiones informadas sobre la prescripción o recomendación de probióticos, se necesitan mayores estándares de identificación de cepas, particularmente dada la falta de supervisión regulatoria para la certificación de probióticos en el Estados Unidos. & Rdquo;

ERD # 13, Volumen 2 & ldquo; Suplementos no tan seguros & rdquo; se discutió cómo el estado actual de los asuntos regulatorios en los EE. UU. no proporciona a la FDA una supervisión adecuada de los suplementos para garantizar su calidad. El estudio bajo revisión ilustra por qué esto sigue siendo un problema. Sin una infraestructura confiable de selección de suplementos, los médicos no pueden estar seguros de los contenidos de un probiótico si eligen proporcionarlo a un paciente.

Surgen desafíos adicionales cuando se intenta realizar ensayos clínicos con productos disponibles comercialmente. La viabilidad de la cepa, la dosificación, la identificación errónea de la bacteria y los contaminantes son todas variables potencialmente confusas. Para evitar estos problemas, los investigadores individuales que realizan ensayos deben verificar independientemente la composición y la pureza de los probióticos que usan.

Los suplementos de probióticos son generalmente reconocidos como seguros, y la identificación errónea de los probióticos probablemente no cause un daño sustancial. Sin embargo, pueden surgir problemas cuando las personas buscan los beneficios específicos de una subespecie particular de bacterias. El uso de las herramientas y los métodos de prueba desarrollados en este estudio ayudará a discriminar entre las subespecies con capacidades metabólicas diferentes que pueden influir en la salud del usuario.

Falta control de calidad de los probióticos. Las pruebas desarrolladas en este estudio ayudarán a los científicos a realizar ensayos clínicos en los que se pueden identificar y aislar cepas bacterianas específicas en probióticos. La identificación adecuada de las especies probióticas asegurará que los resultados positivos o negativos se atribuyan con precisión a la cepa correcta, mejorando la calidad de la literatura científica sobre probióticos.

El panorama general

El debate sobre la papel que los probióticos Bifidobacterium pueden jugar en el tratamiento del NEC en bebés prematuros continúa. Algunos han argumentado que los probióticos deberían usarse como una medida preventiva de rutina. Sin embargo, quedan preguntas con respecto a qué cepa o combinación de cepas sería apropiada. Se necesitan más ensayos clínicos para encontrar las respuestas. Estos estudios no solo deberían evaluar la tensión, sino también la dosis, el momento y la duración de la terapia.

Es un desafío para los profesionales identificar los probióticos disponibles comercialmente de alta calidad que podrían usarse en su práctica. El control de calidad juega un papel importante en la viabilidad de los probióticos como tratamiento. La falta de tal control se hizo evidente en 2014, cuando un bebé prematuro que había recibido el suplemento probiótico Solgar ABC Dophilus Powder como tratamiento preventivo para NEC murió de mucormicosis, un hongo infección que afecta los senos o los pulmones. Las investigaciones realizadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) determinaron que el probiótico Solgar había sido contaminado con el hongo Rhizopus oryzae.

Para que los probióticos como Bifidobacterium se integren ampliamente en la atención médica de rutina, el productor debe poner en marcha medidas rigurosas de control de calidad para garantizar buenas prácticas de fabricación. Los laboratorios necesitarían entonces confirmar la composición bacteriana, la viabilidad y la pureza.

Antes de que los probióticos como Bifidobacterium puedan utilizarse como un tratamiento de NEC generalizado, deben ocurrir dos cosas. En primer lugar, otros ensayos clínicos deben reducir qué cepas o combinaciones de cepas son las más eficaces. Segundo, se deben establecer altos estándares de fabricación para garantizar que se entregue a los pacientes un probiótico consistente y de calidad.

Preguntas frecuentes || 232

I’m not a premature infant. What are the other applications of Bifidobacterium?

Esta especie de bacteria es una de las más estudiadas y ha sido probada en una serie de posibles tratamientos, algunos de los cuales se muestran en la Figura 3. La cepa Bifidobacterium infantis ha sido demostrado tener ciertas propiedades antimicrobianas que pueden inhibir el crecimiento de patógenos en los intestinos. La fórmula suplementada con bifidobacterias también ha demostrado propiedades protectoras contra diarrea en niños y infección por rotavirus. También puede tener un efecto favorable en el tratamiento de enfermedades inflamatorias del intestino humano. Por último, en el tratamiento del síndrome del intestino irritable, la suplementación con Bifidobacterium puede una terapia más efectiva sobre la suplementación con otras cepas probióticas como Lactobacillus.

Cuán común ¿Es para los suplementos etiquetados erróneamente?

Es difícil decir exactamente cuán frecuente es la cuestión del etiquetado erróneo de suplementos, pero hay una serie de estudios que han generado preocupación sobre este tema. Más recientemente, un estudio de un grupo de científicos en Australia encontró que muchos remedios herbales tradicionales chinos contenían hierbas y agentes farmacéuticos no declarados en la etiqueta. También se detectaron metales pesados ​​potencialmente tóxicos en niveles superiores a la ingesta diaria recomendada. Otro estudio que analizó 44 productos a base de hierbas encontró que 59% contenía especies de plantas no incluidas en la lista en los ingredientes.

Desde el punto de vista del consumidor, una forma de ayudar a garantizar la calidad del suplemento que se adquiere es buscar aquellos que han sido probados de forma independiente por terceros como NSF, USP, Informed Choice y Consumer. Lab.

¿Qué debería saber?

Los probióticos como Bifidobacterium pueden desempeñar un papel en el tratamiento y la prevención de NEC. Se necesitan ensayos clínicos adicionales para evaluar los compuestos probióticos disponibles en el mercado para la composición y la pureza con el fin de ayudar a determinar la eficacia clínica, especialmente debido a que estos tratamientos están destinados para su uso en pacientes de alto riesgo. Los problemas a considerar son la precisión de la etiqueta probiótica, la cepa bacteriana, la consistencia de la formulación del producto de un lote a otro, la dosificación, el momento, la biodisponibilidad y la duración de la terapia. Los métodos de prueba empleados en este estudio ayudarán a responder estas preguntas en ensayos futuros.

¿Desea mantenerse al día sobre lo último en investigación sobre nutrición y suplementos?

# Haga clic aquí suscribirse a nuestro Monthly comprar-ed.eu Research Digest mensual por tan solo $ 24.99 / mes. #